Seguinos:

¿Qué es la Microtia?

La microtia es un defecto de nacimiento en las orejas del bebé, en el cual la oreja es pequeña y no se ha formado correctamente. Generalmente se produce durante las primeras semanas del embarazo y su gravedad puede variar desde defectos que prácticamente no se notan hasta problemas mayores en la formación de la oreja. En la mayoría de los casos, afecta sólamente el aspecto de la oreja del bebé sin afectar las partes internas del oído. Aunque en algunos casos reducidos, algunos bebés con este defecto nacen sin canal auditivo o con un canal muy estrecho.

En su caso más extremo, denominado Anotia los bebés nacen directamente sin la oreja.

¿Qué causa la microtia?

No se sabe con exactitud la causa de la formación anormal de la oreja. Comúnmente se le atribuye a enfermedades que haya cursado la madre durante el embarazo, como la rubeóla o la gripe. Incluso existen algunos estudios de incidencias en niños cuya madre a consumido diferentes tipos de medicamentos como talidomina, isotretinoína (Accutane), citrato de clomifeno (Clomid), ácido retinóico o misoprostol durante el primer trimestre de gestación.

La hipoxia (falta de oxígeno), podría ser un factor de causalidad en aquellas gestaciones que se dan en lugares de gran altitud o también algunos casos de gemelos, en el que una de las placentas es más grande y roba nutrientes y oxígeno al gemelo de la placenta más pequeña. Sin embargo, la incidencia de microtia es un evento aislado y esporádico, en la que los padres tienen muy poco control.

Causas Genéticas

Aunque no se conoce con exactitud si la microtia responde a una alteración cromosómica o a una cuestión genética existen estudios que demuestran que ésta última podría ser la principal causal. Un estudio realizado por Takahashi demuestra que si un miembro de la familia directa tiene microtia. la probabilidad de tener microtia es del 5,7%. Mientras que si se incluyen parientes lejanos ese porcentaje aumenta al 10,5%. En efecto, esto indica que en algunos casos, la microtia puede ser hereditaria, aunque todavía no se ha identificado un gen específico.

Diferentes Soluciones

Los tratamientos y soluciones para los bebés que sufren éste padecimiento dependerán de la gravedad de la afección. Los audiólogos harán pruebas auditivas al bebé afectado para determinar si además de las alteraciones físicas posee alguna pérdida de la audición y si éste es el caso en qué medida o proporción. La pérdida auditiva en cualquier medida es un factor determinante que afectará la calidad de vida del niño en edad escolar y durante toda su vida. Por lo que la acción temprana de un tratamiento adecuado para cada caso será imprescindible. Una solución es usar audífonos para mejorar la capacidad auditiva del niño y para ayudar en el posterior desarrollo del habla y la comunicación verbal.

Tanto para la parte física, como para la parte interna del oído existen cirugías para reconstruir los lóbulos de la oreja. Los expertos aconsejan que el niño tenga entre 4 y 10 años de edad para realizar éstos tipo de cirugía.

Cabe destacar que los niños con microtia o anotia pueden desarrollarse normalmente y tener vidas completamente sanas. En algunos casos se pueden presentar problemas de autoestíma a raíz de las diferencias físicas, pero que normalmente pueden ser tratados con especialistas desde el aspecto psicológico. Incluso, existen grupos de apoyo para padres, los cuales podrían ser muy útiles para las familias de bebés con defectos de nacimiento de la cabeza y la cara, incluida la microtia.

2020 © Copyright - Mutual Medica

Atención Integral 0358 4755200

Necesitas ayuda? Chatea con Mutual Médica